América Latina: Globalización y contabilidad

CICDE Consultores Fiscales

América Latina: Globalización y contabilidad
 

globalizacion

El desafío de la nueva Contabilidad es develar las complejas relaciones de movilidad del capital y la riqueza a través de modelos sofisticados como los estándares internacionales, fruto de un estudio riguroso y prospectivo.

Todo proceso de regulación contable requiere un sustento teórico que justifique la determinación de los marcos de referencia flexibles o rígidos en los procedimientos y prácticas de preparación y presentación de estados financieros. El núcleo teórico que fundamente la normativa contable debe resultar de un amplio debate, donde confluyan los actores sociales, políticos y económicos afectados por su implementación.

Los efectos económicos, sociales y culturales de la normativa contable desplazan los argumentos técnico-positivistas con que se pretenden imponer modelos contables, más si son ajenos a las realidades de entornos para los cuales no se pensaron.

Hoy la regulación hegemónica la imponen los organismos internacionales como la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés), Comité de Normas de Contabilidad Financiera (FASB), Federación Internacional de Contadores Públicos (IFAC), entre otros. Frente a ella se intenta implementar una regulación contable común para los países latinoamericanos, dirigida al soporte de la economía de estos países: las pequeñas y medianas empresas. La regulación propuesta debe resultar de la participación activa de Contadores y otros actores sociales de todos los países latinoamericanos, y tener como fin la defensa de los intereses nacionales, su riqueza, cultura y patrimonio, medio ambiente, salud y bienestar de las personas.

ASPECTOS DE LA REGULACIÓN CONTABLE

Se presentan los aspectos más relevantes que influyen en la determinación del modelo:

Los últimos años se presenta en los países desarrollados un creciente interés por la actividad bursátil, aumentan las entidades que cotizan y el número de inversores que acuden a estos mercados a depositar sus recursos.

Los estándares internacionales de Contabilidad, más propiamente los de reportes financieros, responden a los
sistemas de información de las teorías económicas de mercado y las administrativas enfocadas hacia los intereses de las grandes empresas. Se les denomina “empresas de interés público” a cotizantes en bolsa, fondos de pensiones, compañías de seguros y entidades financieras.

Estos estándares se orientan hacia la protección del capital financiero especulativo mundial. Las empresas, fundamentalmente Pymes, requieren un mantenimiento de capital operativo o físico que permita consolidar su estructura, crecimiento y expansión, y lo necesitan para contribuir al desarrollo nacional.

La definición del capital a mantener, esencial para determinar el beneficio económico de una organización y la remuneración financiera de sus propietarios no es un simple hecho técnico. La elección del “capital físico o económico” la requieren directores y administradores como salvaguarda de la capacidad productiva de la empresa. El “capital monetario” lo ponderan los acreedores financieros y los propietarios con miras a la distribución de dividendos. Y también el “capital social ecológico” lo usan académicos, políticos y ONG para apoyar el discurso sobre la pervivencia del sistema ambiental para las futuras generaciones.

Con la regulación hegemónica se intenta implementar una regulación contable común para los países latinoamericanos, dirigida a las pequeñas y medianas empresas”.

Existen dos tipos de accionistas: el accionista-propietario y el accionistainversor. El primero tiene como objetivo la rentabilidad constante y permanente de la entidad; crecimiento, expansión y utilidad son de gran importancia para él; asocia su beneficio con los dividendos asignados de forma anual. Amarra su bienestar personal al de la entidad. En tanto el accionista-inversor, al contrario, asocia su interés con los rendimientos de corto plazo. Su bienestar se encuentra ligado a los resultados inmediatos que arroja la entidad, independiente de si desaparece o no en el futuro, si crece o renta o decrece y acumula pérdidas. La vida de la entidad le es indiferente. Asocia su beneficio con el incremento del valor de las acciones en el mercado bursátil en el corto plazo; muy pocas veces su interés se liga al dividendo distribuido, y si lo hace no es por mucho tiempo.

LA NORMALIZACIÓN INTERNACIONAL

Los fenómenos que implican la globalización como el económico, tecnológico y social, generan asociaciones entre los diferentes países del mundo y nuevos paradigmas en la forma de hacer negocios, ocasionando consecuencias en las áreas económico-administrativas, como en el caso del área contable. La globalización además de permitir posibilidades de financiamiento e inversión, tiene un impacto en la apertura de los mercados de capitales alrededor del mundo. Este hecho ha sido trascendental para incrementar la importancia y la implementación de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).

Muestra de ello es que algunos países de América Latina se han unido recientemente a los más de 120 países que emiten sus reportes financieros bajo las NIIF.

REGULACIÓN CONTABLE

La Contabilidad internacional es parte de los acuerdos de la Nueva Arquitectura Financiera Internacional; su papel en la acumulación de capital y su función actual en los procesos de distribución inequitativa han sido vitales para el desarrollo del capitalismo especulativo. La realidad descarta a priori la prescripción de una estructura de información contable aplicable en todo el mundo por igual. Las características comunes de los países latinoamericanos permiten construir un modelo contable común, que sea flexible y permita la inserción de cuestiones propias de cada país.

La confección de información conforme a las necesidades de los usuarios implica costos que las empresas deben asumir. Se debe respetar la relación costo-beneficio: las entidades asumirían el costo de preparación y presentación de dicha información si, y solo si, los beneficios de utilizarla son superiores al costo de producirla. En cada país, las entidades tienen diferentes puntos de determinación de las características de la información, sus requisitos, objetivos y condiciones de preparación y presentación.

Si se entiende la entidad como una célula de la sociedad, los objetivos de la primera se subordinan a los de la segunda, el ente
se comprendería como una entidad ciudadana. Es incorrecto entender la Contabilidad y la información que confecciona como un producto para fines neutrales.

La Contabilidad tiene la responsabilidad de promover el bienestar humano al brindar información para que las empresas puedan contribuir al desarrollo sostenible”.

CONCLUSIONES

La Contabilidad se ha adscrito a las estructuras de poder: es un conocimiento que no se utiliza para cuestionar, sino para validar; se le presenta como una técnica conservadora, no revolucionaria. No es apta para cambiar, sino para justificar; legaliza acumulaciones patrimoniales, apropiaciones de renta, distribuciones de valor. Se le pone en línea con la racionalidad instrumental que prevalece en el sistema económico y se la vincula a la estructura de derechos de propiedad y a los costos de transacciones que afectan los incentivos y el comportamiento económico, dejando en buena parte de lado los intereses de la comunidad sobre las personas, medio ambiente y sociedad, pues no profundiza en los pasivos y activos sobre estas últimas cuestiones ni en sus resultados (destrucción y creación de valor).

La propuesta de adopción “plena e íntegra” de los estándares internacionales en los países subdesarrollados es una decisión que debe ser fruto de un estudio riguroso y prospectivo del impacto que puede generar el cambio de normatividad contable y la implementación del modelo nuevo en todos los aspectos. La investigación contable se desarrolla en dos sentidos claros: primero, la búsqueda de conocimiento nuevo (ciencia pura) que, con intencionalidad descriptiva nomológica (positivismo), dé cuenta de la relación conceptual y las regularidades existentes en los flujos y la acumulación de riqueza. En segundo lugar, la investigación, dada por la explicación de las relaciones sociales y los procesos de creación, distribución y acumulación de la riqueza.

La concepción de la Contabilidad propuesta, la aleja de su condición de servidora fiel, útil a los intereses del gran capital, especulativo, expoliador y deshumanizante.

El reto de la nueva Contabilidad es develar, a través de modelos sofisticados, las complejas relaciones de movilidad del capital y la riqueza. Les corresponde a los profesionales contables quitar el velo que cubre la estructura del capital. Este segundo sentido investigativo, más que ciencia aplicada, es una ciencia interpretativo-explicativo-liberadora y multidimensional (económica, social y medioambiental, etcétera).

La Contabilidad como disciplina humana tiene la responsabilidad de promover el bienestar humano en general al brindar la información necesaria para que las organizaciones puedan contribuir al desarrollo sostenible. Para tal fin, la empresa tiene la obligación de informar respecto del cumplimiento su responsabilidad socio-ambiental a los distintos agentes sociales con los que interactúa, y estos por su parte, deben reclamar tal información medioambientales o evaluar proyectos de inversión que consideren la interacción empresa y medioambiente.

Particularmente, la doctrina contable ha propuesto la emisión de balances sociales integrales que complementen los estados contables básicos. Estos medirán el cumplimiento de objetivos sociales y medioambientales, comúnmente indicados bajo la denominación costo-beneficio social. De esta manera, se lograría que las organizaciones divulguen y parametricen sus acciones con todos los grupos de interés con los que se vinculan, y estos informes sociales constituirían una herramienta que permita evaluar cuantitativa y cualitativamente el cumplimiento de la responsabilidad social empresarial en términos de activos y pasivos sociales y medioambientales, transparentando los resultados de la gestión y construyendo su imagen corporativa integral sobre todo cuando hablamos de grandes empresas que por su actividad influyen significativamente en el medioambiente.

Es evidente la necesidad de construir una fuerza de acción latinoamericana de trabajo conjunto, que fortalezca los nexos de intercambio y cooperación. En el campo contable, la idea de una normatividad con elementos comunes para todo el continente, desde México hasta Argentina, es un opción no solo viable, sino deseable. La estrategia debe ser tomar conciencia de la situación e intentar imponer un sesgo propio en la normativa del IASB. Y de esta forma colocar al hombre, sociedad, naturaleza y medio ambiente en primer término y no como una mercancía más. La coalición latina (Mercosur-Alianza del Pacífico) permitiría compartir los beneficios de la unión en igualdad de condiciones.

Fuente: veritasonline

Administrador

No hay comentarios.

Responder

Mensaje




"Aviso de Privacidad"