Formación y competencia profesional: El deber del Contador

CICDE Consultores Fiscales

Formación y competencia profesional: El deber del Contador
 

deber-del-contador

El nuevo Código de Ética establece principios fundamentales para los Contadores, por ejemplo la diligencia y la competencia profesional, que exaltan una labor cuidadosa y minuciosa.

A raíz de la entrada en vigor en México de la 9ª edición del Código de Ética Profesional (CEP) de la Contaduría Pública, como resultado de la adaptación de la normatividad internacional en la materia, emitida por la Federación Internacional de Contadores Públicos (IFAC, por sus siglas en inglés), se establece la obligatoriedad que tiene el Contador Público de servir al interés público, para lo cual deberá cumplir con cinco principios fundamentales. Cabe mencionar que el propio Código señala en el artículo 100.5: “El uso de la palabra ’deberá’ en este Código, impone al Contador Público o firma la obligación de cumplir con la disposición específica”, señalando de manera coordinada en el artículo 100.6 que el Contador Público deberá cumplir con los siguientes principios fundamentales y que constituyen el eje conceptual en torno al cual gira todo el planteamiento del CEP. Estos son:

  1. Integridad
  2. Objetividad
  3. Diligencia y competencia profesional
  4. Confidencialidad
  5. Comportamiento profesional

Esto se refiere a la diligencia y competencia profesional y específicamente al segundo componente de este, ya que claramente se identifican dos elementos, si bien complementarios, se muestran distintos; el CEP en el artículo 130. 1 inciso a, en relación con la diligencia señala: “Actuar de manera diligente de acuerdo con las técnicas y normas profesionales aplicables cuando preste servicios profesionales” y abunda en el artículo 130.4, “abarca la responsabilidad de actuar de acuerdo con los requisitos de un trabajo, de manera cuidadosa, minuciosa y oportuna”.

Mientras que en el inciso b, tratándose de la Competencia Profesional, establece el artículo 130.1, “El servicio profesional competente requiere el ejercicio de un juicio sólido al aplicar el conocimiento y habilidad profesionales en el desempeño de dicho servicio. La competencia profesional puede dividirse en dos fases:

[a] Desarrollo de la competencia profesional, y

[b] Mantenimiento de la competencia profesional”.

En el ámbito de la educación se define a la competencia como el conjunto de conocimientos, referidos al conocer; habilidades que comprenden el hacer y las actitudes, que abarcan el ser.

En relación con el desarrollo de la competencia profesional en el artículo 130.4 se establece que “El desarrollo profesional continuo le permite al Contador Público desarrollar y mantener sus capacidades para desempeñarse de manera competente dentro del entorno profesional”. Mientras que al tratar el mantenimiento de esa competencia profesional señala que “requiere atención continua y el conocimiento de los avances técnicos, profesionales y de negocios”.

La IFAC reconoce la importancia de estos procesos de formación y desarrollo de la competencia del Contador Público y el papel fundamental que juegan los organismos que en cada país lo integran; por esta razón emitió ocho disposiciones que se refieren a estos procesos y que son conocidas como Normas Internacionales de Formación (IES, por sus siglas en inglés) que “establecen los estándares de referencia con los cuales se espera que los organismos miembros de la IFAC cumplan en la formación y el desarrollo continuo de los Contadores profesionales. Las IES establecen los elementos esenciales del contenido y proceso de formación, y desarrollo a un nivel tal que se pueda obtener el reconocimiento, la aceptación y la implementación a nivel internacional. Por lo tanto, los organismos miembros de la IFAC deben considerar estos requisitos”.

En nuestro país, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos de México (IMCP), como miembro integrante de la IFAC, identifica a este conjunto de ocho disposiciones con el nombre de Normas de Formación de Profesionales en Contaduría (NFPC). El mismo Instituto señala en el Anexo 2 del Folio 55 de julio de 2014 que “las NFPC contribuyen al proceso de formación profesional en Contaduría y que comprenden: El momento de ingreso a un programa de formación profesional en Contaduría a nivel licenciatura (NFPC 1). El proceso de formación profesional en una IES (NFPC 2, NFPC 3 y NFPC 4). La evaluación para obtener un título profesional (NFPC 6). La adquisición de experiencia práctica (NFPC 5). Los requerimientos de ingreso a un programa de educación profesional en Contaduría (NFPC 1). La evaluación de la competencia (NFPC 6). La educación profesional continua (NFPC 7). El desarrollo profesional para los socios responsables del trabajo de auditoría de estados financieros (NFPC 8)”.

Se establece como responsabilidad del IMCP, lo relativo a la adquisición de experiencia práctica, certificación profesional y educación profesional continua, quien agrupa a los Contadores titulados y contribuye en el proceso de formación profesional de las personas que están cursando estudios de Contaduría, al momento en que se acercan al mismo con fines de obtener educación profesional continua, teniendo la posibilidad de agremiarse y recibir los beneficios de la colegiación.

Uno de los objetivos del IMCP es establecer requerimientos apropiados y proporcionales para ser Contadores Públicos Certificados.

De la misma forma se reconoce que uno de los objetivos del IMCP es establecer requerimientos apropiados y proporcionales para ser Contadores Públicos Certificados, a fin de proteger el interés público mediante el establecimiento y mantenimiento de normas de alta calidad, por lo que es responsable de observar que se cumpla con lo especificado en las NFPC 5 a 8.

A finales de 2014, el IMCP reemplazó la Norma de Educación Profesional Continua (NEPC) por la Norma de Desarrollo Profesional Continuo (NDPC). En la respectiva exposición de motivos se reconoce que es responsabilidad del Contador Público cumplir con el puntaje que su capacidad profesional le permita, por lo que se cambia el enfoque del logro de puntos mínimos, por el de la búsqueda de los puntos máximos que pueda conseguir. Y como una modificación muy importante, en mi opinión, se reconoce el cumplimiento obligatorio de forma anual de cinco puntos o más en Ética y Responsabilidades Profesionales (que incluye al Código de Ética Profesional, Norma de Control de Calidad y Norma de Desarrollo Profesional Continuo).

Con estas modificaciones, la ética profesional del Contador Público se ubica en un lugar privilegiado en el mantenimiento de la competencia profesional.

Fuente: veritasonline

Administrador

No hay comentarios.

Responder

Mensaje




"Aviso de Privacidad"