Normatividad contable: Activos no monetarios - CICDE

CICDE Consultores Fiscales

Normatividad contable: Activos no monetarios
 

actos-monetarios

Los aspectos que se mencionarán a continuación deben ser considerados por las entidades, para que estas reevalúen sus políticas de reconocimiento de los activos no monetarios, y asegurar que lo hacen de acuerdo con la normatividad existente.

Los principales activos no monetarios de una entidad son las propiedades, planta y equipo (conocidos como activos fijos) y los activos intangibles. Los principales aspectos sobre estos en la normatividad contable son:

[a] Reconocimiento inicial (NIF C-6, Propiedades, Planta y Equipo, y C-8, Activos Intangibles), incluyendo las obligaciones relacionadas con su retiro (NIF C-18, Obligaciones Asociadas con el Retiro de Propiedades, Planta y Equipo, y Boletín C-9, Pasivo, Provisiones, Activos y Pasivos Contingentes y Compromisos) y la capitalización del resultado integral de financiamiento incurrido durante su desarrollo (NIF D-6, Capitalización del Resultado Integral de Financiamiento) así como la contabilización de arrendamientos capitalizables (Boletín D-5, Arrendamientos).

[b] Reconocimiento posterior, que incluye su depreciación o amortización (NIF C-6 y C 8) y las pérdidas por deterioro que puedan haberse originado desde su adquisición (Boletín C-15, Deterioro en el Valor de los Activos de Larga Duración y su Disposición).

[c] Efectos en los impuestos a la utilidad de las diferencias en el tratamiento de estos activos para efectos de información financiera y para efectos fiscales (de acuerdo con la Ley del Impuesto sobre la Renta), por los que deben reconocerse impuestos diferidos, de acuerdo con la NIF D-4, Impuestos a la Utilidad.

La NIF C-6 establece las normas particulares de valuación, presentación y revelación relativas a las propiedades, planta y equipo, de tal forma que los usuarios de los estados financieros puedan conocer la información acerca de la inversión que tiene la entidad en tales activos, así como los cambios que se han producido en dicha inversión. Los define como activos tangibles (bienes físicos):

[a] Que posee una entidad para:

i. Usar en la producción de bienes y servicios

ii. Arrendarlos a terceros

iii. Propósitos administrativos, sin un
propósito inmediato de venderlos.

[b] Que se espera usar durante más de un año o de un ciclo normal de operaciones.

[c] Cuyo costo se recuperará a través de la obtención de beneficios económicos futuros, normalmente, por la realización de los artículos o productos manufacturados u obtenidos o de los servicios prestados.

[d] Que, salvo algunas excepciones, están sujetos a depreciación. La NIF C-8 establece las normas particulares de valuación, presentación y revelación para el reconocimiento inicial y posterior de los activos intangibles que se adquieren en forma individual o a través de una adquisición de negocios, o que se generan en forma interna en el curso normal de las operaciones de la entidad. Los define como aquellos activos no monetarios identificables, sin sustancia física, que generarán beneficios económicos futuros controlados por la entidad.

Tienen dos características principales:

[a] Representan costos que se incurren o derechos o privilegios que se adquieren con la intención de que aporten beneficios económicos específicos a las operaciones de la entidad durante periodos que se extienden más allá de aquel en que se incurrieron o adquirieron.

[b] Los beneficios económicos se encuentran frecuentemente representados en forma intangible, mediante un bien de naturaleza incorpórea, es decir, que no tiene una estructura material ni aporta una contribución física a la producción u operación de la entidad. Su característica de activos se la da su significado económico, más que su existencia material específica.

La normatividad contable establece que la amortización y depreciación es un procedimiento de Contabilidad que tiene como fin distribuir, de una manera sistemática y razonable, el costo de los activos no monetarios, menos su valor de desecho (si lo tienen), entre la vida útil estimada de la unidad. Por tanto, la amortización y depreciación contable es un proceso de distribución y no de valuación.

La amortización y depreciación es la distribución sistemática y razonable en resultados del monto amortizable o depreciable de un componente, a lo largo de su vida útil, y el monto amortizable o depreciable es el costo de adquisición o de reemplazo de un componente, menos su valor residual y, en su caso, menos las pérdidas por deterioro acumuladas.

La vida útil es el periodo durante el cual se espera que un activo esté disponible para su uso y pueda generar ingresos para la entidad, o el periodo en que se espera obtener del activo, por su funcionamiento, cierto número de unidades de producción o similares.

No obstante los aspectos de la normatividad contable, antes mencionados, la mayor parte de las entidades han utilizado los porcentajes de depreciación establecidos en los artículos 34 y 35 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR), que en muchos casos no coinciden con la vida útil de los activos:

[a] Construcciones – 5% (20 años).

[b] Mobiliario y equipo de oficina – 10% (10 años).

[c] Aviones – 10% (diez años).

[d] Automóviles, autobuses, camiones de carga, tractocamiones, montacargas y remolques – 25% (cuatro años).

[e] Maquinaria y equipo (para actividades no especificadas) – 10% (10 años).

La vida útil es el periodo durante el cual se espera que un activo esté disponible para su uso y pueda generar ingresos para la entidad.”

En el caso de los intangibles resulta más complicado, pues la Ley no los define, pero incluye algunos conceptos semejantes a activos intangibles, con sus respectivos periodos o tasas de amortización.

El valor residual es el monto neto en efectivo o equivalentes que la entidad podría obtener actualmente por la disposición de un componente:

  1. Como si el activo ya hubiera alcanzado la antigüedad y demás condiciones esperadas al término de su vida útil.
  2. Después de deducir los costos derivados de su enajenación o intercambio. En el caso de los activos intangibles con una vida
  3. útil definida, debe considerarse que el valor residual es igual a cero, a menos que:
  4. Exista un compromiso de un tercero, con una contraprestación pactada, para adquirir el activo al término de su vida útil.
  5. Haya un mercado activo para el bien:

i. El valor residual pueda determinarse por referencia a dicho mercado;

ii. Sea probable que dicho mercado existirá al término de la vida útil del bien.

En muchas entidades tampoco se han tomado en cuenta los valores residuales, ya que la Ley no los contempla.

La pérdida por deterioro es la cantidad en exceso del valor neto en libros de un componente sobre su monto recuperable, y la Ley no la acepta como un concepto deducible, por lo que también se ha ignorado para efectos contables. Las NIF C-6 y D-6 establecen la capitalización del Resultado Integral de Financiamiento (RIF), principalmente para los activos construidos; sin embargo, la Ley establece un tratamiento diferente, por lo que en muchas ocasiones se ha ignorado esta disposición para efectos contables.

El Boletín D-5, Arrendamientos, indica que la distinción entre un contrato capitalizable y uno operativo debe hacerse atendiendo a la sustancia económica de la operación y no con base en su forma legal. Un arrendamiento es capitalizable si transfiere sustancialmente todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo arrendado, y operativo, si los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo arrendado permanecen sustancialmente con el arrendador. Estas disposiciones son diferentes de las que establece la Ley para los arrendamientos financieros, por lo que, en muchas ocasiones, no se han reconocido en la información financiera de las entidades todos los activos.

El Boletín C-9 y la NIF C-18 requieren el reconocimiento de las obligaciones por retiro de componentes de propiedades, planta y equipo; sin embargo, dado que la Ley no acepta como deducibles tales provisiones, tampoco se han reconocido para efectos contables.

Fuente:Veritasonline

¿Tienes a tu cargo la contabilidad de la empresa pero hay operaciones complejas en las que requieres ayuda? ¿Quieres hacer más eficiente el trabajo contable de tu equipo y los entregables que realizan?

Te ofrecemos asesoría contable en el registro de las operaciones de contabilidad para que se reflejen correctamente en los Estados Financieros y en los demás reportes financieros que entregas. Además podemos asesorarte para que mejores los procesos del departamento contable y los entregables que realizas mensualmente a la dirección. Leer màs…

Administrador

No hay comentarios.

Responder

Mensaje




"Aviso de Privacidad"