Cómo manejar una crisis en la empresa

CICDE Consultores Fiscales

Cómo manejar una crisis en la empresa
 

crisis-empresarial

La Real Academia Española define la palabra crisis como el “momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes”.

¿Quién no ha experimentado esa abrumadora incertidumbre? ¿Quién no ha dudado si el día de mañana su empresa podrá seguir adelante? Aunque no parezca cierto, grandes empresas como, Ford Motor Co, The Body Shop, Federal Express, Apple Computer, Microsoft Corp, Kentucky Fried Chicken, Mary Kay Cosmetics Inc. e incluso Disney Corp. han experimentado ese punto de inflexión determinante para que una situación se complique o subsane.

“Quizá no lo notes cuando ocurra, pero una patada en los dientes puede ser lo mejor en el mundo para ti”. Esta frase fue dicha por Walt Disney después de enfrentar diversos problemas financieros en la década de 1920. Además de haber perdido los derechos de su famoso personaje Oswald The Lucky Rabbit, su compañía tenía deudas por más de $4 millones de dólares. Con sólo el suficiente dinero para financiar “Blancanieves y los siete enanos”, Disney logró salvar la empresa y además pudo crear los nuevos estudios de su empresa en Burbank, California.
Después de lo anteriror, podemos asegurar que es evidente que ninguna compañía está exenta de sufrir una crisis, sobre todo en el momento y por el tema menos esperado.

Lo mejor que puede hacer cualquier empresa, sin importar su tamaño o tiempo en el mercado, es prepararse para el manejo de una crisis. Las empresas preparadas para manejar las crisis limitan hasta en una tercera parte los daños y se recuperan aproximadamente en la mitad del tiempo que les toma a las que no cuentan con esta preparación. Además son capaces de anticiparse a estos eventos, recuperándose de ellos y aprendiendo una valiosa lección de esa experiencia.

Una crisis no puede ser evitada, pero sí, puede ser prevenida del tal manera que se logre disminuir el impacto negativo una vez que llegue. Ninguno de nosotros nació sabiendo cómo manejar una crisis y mucho menos gestionarla, pero si sabemos tomar decisiones coordinadas, rápidas y eficaces, y así, el manejo de la crisis será menos turbulento.

Sobre el manejo de crisis, presentamos ocho puntos específicos que ayudarán a que éste proceso sea lo menos abrumador posible:

  1. Manejar la crisis eficaz y profesionalmente para minimizar su impacto en las operaciones.
  2. Mostrar preocupación y responsabilidad antes la comunidad, sus trabajadores, clientes y proveedores, las autoridades y los medios de comunicación.
  3. Proveer asistencia adecuada a quienes hayan resultado afectados por sus operaciones o servicios.
  4. Ayudar a los medios de comunicación a conocer los hechos, así como, su capacidad de respuesta y voluntad de transparencia.
  5. Mantener la operatividad efectiva y eficientemente durante el evento de crisis, o recuperarla lo más pronto posible si se ha visto interrumpida.
  6. Minimizar el daño material, comercial y financiero.
  7. Eliminar o reducir cualquier margen potencial de responsabilidad legal.
  8. Revelar que, incluso en circunstancias difíciles, mantiene vigentes sus compromisos y valores corporativos.

Si bien es cierto que una crisis es un periodo que puede llegar a resumirse como catastrófico y caótico, si lo sabemos manejar de manera inteligente, ordenada y sobretodo con transparencia, será más sencillo que una empresa logre salir a flote y que esto sólo sea un lapso pasajero y no se convierta en un estatus permanente.
Sin duda, lo más importante en este tipo de situaciones será conservar la inteligencia emocional, para así, no dejarse guiar por salidas fáciles o soluciones sencillas que a largo plazo sólo harán que la corporación resulte más afectada de lo necesario.

Administrador

No hay comentarios.

Responder

Mensaje




"Aviso de Privacidad"