Herramientas no académicas útiles para tu negocio - CICDE

CICDE Consultores Fiscales

Herramientas no académicas útiles para tu negocio
 

herramientas-no-escolares

Para triunfar en el medio laboral necesitas de algo más que aquello que aprendiste en la escuela. ¡Desarrolla estas habilidades!

Cuando fuiste a la escuela te enseñaron el abecedario y a escribir oraciones cortas, matemáticas y geografía. Más adelante, en la universidad, te dieron “las herramientas” que te harían exitoso en la vida. Pero una vez que saliste de la escuela te diste cuenta de que, aunque el conocimiento que adquiriste es necesario para hacer tu trabajo, hay algunos detalles que son claves para resaltar y que nadie te enseñó a hacer.

Las habilidades personales son básicas para relacionarte con la gente, desde tus compañeros de trabajo hasta tus clientes. Aquí te damos algunos consejos para desarrollarlas:

Empatía. Presta mucha atención a lo que te está diciendo tu interlocutor: a veces te dice más con sus gestos que con la información verbal. Asimismo, procura siempre tener una respuesta prevista para las distintas situaciones. Si tu compañero te está contando que no pudo enviarte el avance de su trabajo porque su hijo está en el hospital, no te enfoques en la falta, sino en la razón.

Ortografía. Como la puntualidad, la ortografía es cortesía de reyes y una persona educada debe saber cómo escribir correctamente. No hay nada que denote más la falta de profesionalismo que un documento, un mail y hasta una tarjeta de felicitación con faltas de ortografía. Puedes inscribirte a cursos, comprar un libro de reglas ortográficas o, la infalible, leer. La lectura hace que la ortografía adecuada se retenga en un cerebro sin necesidad de estudiarla, así que libros, revistas y periódicos serán tus mejores aliados.

Administración de tiempo. Para ser productivo y no retrasar a tu equipo, la administración del tiempo es básica. Deja a un lado el teléfono y las redes sociales mientras estás trabajando y busca aplicaciones que te ayuden a mantener el ritmo de trabajo como The Pomodoro Technique o Work Meter.

Relaciones públicas. No tienes que ser una monedita de oro con todo el mundo, pero sí llevar una buena relación con tus pares, ya que nunca sabes cuándo necesitarás de la otra persona. De la misma forma, siempre mantente abierto a ayudar a los demás. Esto, además de cortesía y estrategia de negocios, es pura y llana educación.

Confianza. ¿Nunca te ha pasado que crees que no puedes con algo y luego alguien te dice que lo hiciste muy bien (y te sientes muy feliz)? Eso es confianza externa, alguien te la está dando, pero es crucial que conozcas y asumas tus aptitudes para que creas en ti mismo y en tu capacidad. Entonces verás lo fácil que es relacionarte con otras personas, crecer profesionalmente y lo disfrutable que es trabajar.

Conoce su negocio. Si no estas bien seguro de lo que haces, no esperes que sus clientes lo estén. Puedes tener muchas habilidades e intereses, pero debes elegir uno y crear nicho en ese ramo. No divagues. Es realmente frustrante ver a una persona que tiene toda la energía del mundo para emprender, pero parece no decidir “qué” quiere ser. Escoje el campo que mejor se acomode a sus conocimientos, habilidades y gustos. Se trata de poder lograr que su pasión le sea redituable.

Mantén tu vida personal y profesional separada: Manten números de teléfono, emails y cuentas de contacto separadas entre las personales y las de trabajo. Es recomendable tanto práctica como psicológicamente. Si empiezas a mezclar ambos, puede resultarte contraproducente y a quienes te rodean. Tu actividad económica es una parte elemental de ti mismo, y debiera ser también tu hobby más preciado, idealmente. Pero no puedes ni debes ocupar el resto de sus roles como persona.

Obten un abogado y un contador. Si no eres ni abogado ni contador, DEBES tener sus números a la mano. Esto no es opcional. Debes contar con los datos de al menos uno de cada uno de ellos en su directorio. Profesionales en quienes puedas confiar y a quienes puedas acudir en el momento que lo requieras. No sabe usted la cantidad de veces que podrían asesorarle con tus obligaciones legales o directamente salvarle de algún serio predicamento. Si necesitas apoyo recuerda que cuentas con nosotros leer más…

Cuida tus impuestos. Esto debiera ser obvio. Lo inevitable, dicen en USA, la muerte y los impuestos.

No escatimes en herramientas Si te significa un costo considerable el obtener buenas herramientas de trabajo, toma en cuenta que es dinero bien utilizado. Vas a competir contra los mejores, no lo olvides. No puedes darte el lujo de quedarse atrás de ellos. Sobre todo, considera también invertir en capacitación. Todo esto no se trata de gasto, sino de inversión.

Consigue un agente de seguros. Si tu trabajo requiere la adquisición de un seguro para protegerte a ti o a tu cliente, hazlo. No lo dejes de lado, puede ser la diferencia entre tener éxito o acabar totalmente hundido. Nadie puede controlarlo todo, ni puede dejar a la suerte el patrimonio que te ha tomado tanto tiempo y esfuerzo crear. Robos, incendios, desastres naturales y todos esos factores suponen un riesgo que debe ser tomado en cuenta y sacado de la ecuación, o al menos reducido a su mínima expresión, adquiriendo un paquete de seguros adecuado.

Establece un presupuesto. Establece un flujo realista de dinero para los siguientes seis meses, por lo menos, que es lo que te tomará típicamente cimentarte. No olvides incluir un “sueldo” fijo para ti, para no mezclar tu dinero personal con el que requiere tu naciente emprendimiento para sostenerse. Todo negocio pasa por una etapa de inicio donde requerirá financiación constante hasta volverse sustentable y redituable. Procura controlar los movimientos financieros de manera muy cercana, y realizar los cambios y ajustes necesarios conforme se vaya volviendo necesario.

Administrador

No hay comentarios.

Responder

Mensaje




"Aviso de Privacidad"