Los innovadores - CICDE

CICDE Consultores Fiscales

Los innovadores
 

los innovadores

Ada Lovelace: la ciencia poética

Ada Lovelace fue hija de Lord Byron (poeta) y Annabella Milbanke (matemática). A medida que fue creciendo acabó siendo matemática y escritora. Ada insistió que la ciencia no es tan diferente a la poesía e insistió sobre su belleza. Ada fue probablemente la primera programadora de la historia. Escribió el primer algoritmo que sería procesado por una máquina y fue una pieza clave en la creación de la Máquina analítica de Charles Babbage. Desgraciadamente, Ada nació en una época y en una sociedad donde era muy complicado que una mujer recibiera reconocimiento científico. En una sociedad extremadamente machista, Ada murió joven como su padre y caída en desgracia. Pero hoy en día se la reconoce como una figura clave en la historia de la computación.

Alan Turing: injusticias sobre el genio

Turing es probablemente uno de los mayores científicos que ha dado el siglo XX. No sólo fue clave a la hora de descifrar la máquina Enigma del ejército Nazi en la IIª Guerra Mundial, sino que se le considera uno de los padres de la computación y la informática actual. Su profundo conocimiento sobre los computadores le llevó a escribir numerosos estudios. Entre los más famosos se encuentra el test de Turing. En él, Turing intenta demostrar si una máquina es capaz de ser inteligente o no. La forma de hacerlo es sencilla. Se sitúa a un juez en una habitación y debe hacer preguntas a dos sujetos. Uno de esos sujetos es una máquina. Sin poder verlos, sólo a partir de las respuestas que recibe de ambos, debe averiguar quién es el humano y quién es la máquina. Si el juez no consigue averiguarlo o, se equivoca, entonces quiere decir que la máquina es inteligente. Después de 50 años se ha conseguido rebatir este test. Un programa creado hace poco más de dos años consiguió vencer el test de Turing, sin embargo no se pudo demostrar que fuera inteligente.

Ala Turing, al igual que Ada Lovelace fue injustamente tratado. Su pecado: ser homosexual. Cuando el gobierno inglés descubrió su naturaleza gay le obligó a someterse a un tratamiento de hormonas o ir a la cárcel durante 2 años. Turing quería seguir con su trabajo y eso implicaba estar en libertad, por lo que decidió someterse al tratamiento. Sin embargo, al poco tiempo se dio cuenta de que la medicación influía en su capacidad. Acabó suicidándose comiendo una manzana con cianuro.

Los microprocesadores, Intel y la revolución de los computadores

La revolución de los ordenadores estaba por llegar. Poco después de la muerte de Alan Turing, y paralelamente, universidades y empresas de todo tipo estaba trabajando en la “máquina del futuro”. El gobierno de Estados Unidos empezó a destinar recursos hacia esta nueva tendencia. Empresas como Intel nacieron, crearon y explotaron lo que hoy en día está por todas partes. Internet y el ordenador moderno se empezaron a crear en diferentes partes del mundo. Aunque el núcleo duro fue en el valle…
Dos amigos geeks con ganas de fabricas cosas se juntaron. Steve Jobs y Steve Wozniak resultaron ser una mezcla explosiva. Woz ingeniaba y creaba; Jobs se dedicaba a venderlo. El Apple II resultó ser un súper ventas y consiguieron, gracias al microchip, que un ordenador fuera accesible para todos y no sólo máquinas gigantes en manos de universidades y gobiernos.

Bill Gates y Paul Allen: no te rías de un friki, puede que en el futuro acabes trabajando para uno de ellos

Otros dos jóvenes se juntaron para combinar sus habilidades. Gates y Allen empezaron sus andaduras en el instituto. Tuvieron la suerte de acceder a diferentes ordenadores y programar de manera gratuita. ¿Su mérito? Haberlo aprovechado al 100%. Tanto Gates como Allen pasaban horas y horas programando. Paraban para echar una siesta o comer. Para cuando lo necesitaron, ya tenían las 10.000 horas de práctica en programación que necesitaban. Descubrieron la empresa Atari y con miedo de quedarse fuera del tren de la tecnología, decidieron programar un sistema operativo capaz de ejecutarse en las máquina modernas. BASIC, MS DOS y luego Windows. Gates y Allen fundaron una de las mayores compañías del mundo, Microsoft. Desde luego, no han conseguido tener una imagen de marca como la que tiene Apple, pero Microsoft con una política muy diferentes, ha conseguido llegar a mucha más gente. Gates y Allen revolucionaron la historia del software.

Sergei Brin y Larry Page: ¿cómo organizar Internet?

Internet en la década de los 90 empezó a tomar velocidades vertiginosas. Su crecimiento era más que exponencial. Miles de páginas se creaban a diario. ¿Cómo organizar y acceder a toda esa información? Dos matemáticos de Stanford empezaron a diseñar un algoritmo que rastrearía todas esas páginas web. A partir de un sistema de enlaces y un ránking según relevancia, Larry Page y Serguéi Brin ordenarían la información de Internet. Google se diferenció de su competencia siendo capaz de mostrar resultados mucho más relevantes que los que mostraban el resto de buscadores. Ya sabemos dónde está hoy Google.

Conclusiones

Isaacson deja claro que cómo en la mayoría de grandes inventos, no se trata de la famosa bombilla que se enciende sobre la cabeza de un genio. Sino más bien son un cúmulo de experiencia e investigación de diferentes personas, muy motivadas por lo que hacían, que a lo largo del tiempo y gracias a la sinergia lograron crear los inventos que hoy en día nos parecen extraordinarios. ¿Quién inventó Internet? ¿Quién inventó los microprocesadores? ¿Y los sistemas operativos con la interfaz gráfica a la que estamos acostumbrados? La combinación de muchas personas y el paso del tiempo. Desde Ada Lovelace, hasta Google. Todos y cada uno de ellos han aportado su pedacito. En menor, o mayor medida.

Además de esto, desde que Ada formuló el primer algoritmo, hemos intentado competir con los ordenadores. Ajedrecistas de talla mundial compitiendo contra una máquina. O incluso en programas televisivos en Estados Unidos (Watson). Pero como ya intuyeron Turing y Ada Lovelace, quizás un computador dista mucho de funcionar como la mente de un ser humano. No es que no sean inteligentes, simplemente su inteligencia es diferente a la nuestra. Un ordenador no sabe jugar al ajedrez, sino que sabe ejecutar millones de jugadas y sabe acceder a una base de datos de los mejores maestros de la historia porque un programador a escrito muchas líneas de código previamente. Quizás no deberíamos competir intentado saber quién es más inteligente, ¿el ser humano o un ordenador? Puede que lo más interesante sea la combinación entre ambas habilidades. Una máquina es mucho más rápida y precisa a la hora de calcular. Un ser humano puede crear, imaginar e improvisar. Combinar estas dos habilidades es algo mucho más inteligente y útil.

Administrador

No hay comentarios.

Responder

Mensaje




"Aviso de Privacidad"