Importancia de asignar un presupuesto realista para iniciar un negocio

Inicio/Corporativa/Importancia de asignar un presupuesto realista para iniciar un negocio

Importancia de asignar un presupuesto realista para iniciar un negocio

Contar con un presupuesto y saberlo administrar, es la clave para iniciar un negocio.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía, el financiamiento es la principal causa de mortandad de las empresas con un 80%. Todo porque los dueños y accionistas no desarrollaron un presupuesto bien delimitado. Por lo tanto, es deber de cualquier emprendedor, antes de arrancar su proyecto, plantearse la siguiente pregunta: “¿cuánto dinero necesito para arrancar mi emprendimiento?”.

No hay una respuesta única y universal, ya que depende de la naturaleza del proyecto por arrancar, así como de otros factores externos y, aunque parezca increíble, no se trata de falta de dinero, sino que hay fallas en el aprovechamiento de este, que tarde o temprano terminan reflejándose en las ventas y el flujo de efectivo.

Por lo anterior, es prioritario establecer procesos, políticas de toma de decisiones y objetivos financieros concretos para la organización.

Aunque se piensa que las ventas son la mejor forma de financiar a una compañía, la realidad es que no se puede ni debe depender de este factor para pensar en que la empresa podrá subsistir en los primeros meses de su vida.

Establecer un plan inteligente, es una excelente alternativa; a continuación te detallamos a qué nos referimos.

Elabora las características de lo que se llama producto mínimo viable, es decir, encontrar ese subproducto que tiene altas posibilidades de ser bien recibido por los clientes (a quienes ya deberás haber distinguido). Se trata de ligar dichas características con el producto base o principal que deseas lanzar.

Este trabajo también te ayudará para definir con más exactitud los costos de producción y distribución.

Un plan mínimo de arranque, sin depender de las ventas, es de seis meses; por ello es fundamental que tengas bien claros, todos los costos e inversiones que deberás afrontar durante ese periodo.

Una vez definido tu producto estrella y los costos que implicará producirlo, es momento de abrir la chequera y empezar a trabajar… o bien de solicitar un crédito para arrancar el proyecto. En México existen diversas alternativas para adquirir recursos: están los préstamos familiares, pero también hay aceleradoras o incubadoras de proyectos; también hay empresarios dispuestos a aportar su capital en aquellas iniciativas que encuentren sólidas y con fuertes posibilidades de tener éxito; el gobierno también ofrece alternativas de apoyo financiero, a través del Fondo Nacional Emprendedor y finalmente hay un nuevo camino para conseguir recursos, el llamado crowdfounding, que se trata de un fondeo colectivo donde decenas de personas, pueden aportar dinero hasta que se junta la cantidad estipulada.

Cada una de las anteriores alternativas tiene su parte positiva y negativa, antes de decidirte por una, estudia bien sus ventajas y desventajas.

En CICDE podemos apoyarte con el “Taller de Negocios”, que como su nombre lo indica, se trata de un taller donde, en forma práctica y apoyado por empresarios, podrás echar a andar tu negocio y si ya lo tienes, podrás perfeccionarlo para obtener más y mejores dividendos.

 

Fuente: www.entrepreneur.com/article/302535

2018-01-23T18:58:07+00:00